Página principal Mística y Kabalá Kabalá Breslov 2ª parte – El poder del potencial

Kabalá Breslov 2ª parte – El poder del potencial

Autor: Chaim Kramer
image_pdfimage_print

En la segunda parte de la Kabalá de Breslov, vamos a explorar el concepto de “potencial” y aprender a aplicarlo en la vida cotidiana

Todos tenemos potencial. Un potencial enorme. Y al desarrollar dicho potencial, podemos transformarlo en grandes acciones y grandes logros. Podemos vivir una vida de satisfacción. Nuestros días se llenan de sustancia. El trabajo, el tiempo libre y la rutina diaria adoptan un sentido especial.

¿Qué es exactamente nuestro potencial? Y lo más importante: ¿cómo podemos desarrollarlo?

El potencial es una energía única que Dios le confiere a cada persona. El potencial reside dentro del alma de la persona. Esto se puede entender mejor a partir del versículo (Génesis 2:7): “Y Él le insufló aliento de vida”. Vale decir, cuando Dios le insufló aliento de vida al hombre, le insufló también Su poder y energía ilimitados. Tal como explica el famoso kabalista, el Arizal (1534-1572), “Cuando Dios exhala, Él ‘exhala’ de lo más profundo de Su interior. Y una vez que ese aliento es insuflado en el hombre, no puede ser separado de Él” (Etz Jaim, p. 68. Véase Innerspace, p.17; Anatomía del Alma, p. 30-31). De este modo, el hombre es una vasija que contiene el aliento de vida de Dios, y que mantiene una conexión directa con el Dios Infinito. Siendo una vasija, ciertamente es capaz de reflejar ese “aliento”, o sea, la energía que contiene. O sea que el hombre es un depósito personal de un potencial enorme, prácticamente infinito.

Cuando Dios le insufló aliento de vida al hombre, le insufló también Su poder y energía ilimitados.

El motivo por el cual no somos completamente conscientes de nuestro potencial es su enorme profundidad. Nuestro potencial está directamente relacionado con Dios, pero, al igual que Dios, Cuya Presencia no es fácilmente evidente, nuestro potencial tampoco se advierte con facilidad. Si tan sólo contempláramos nuestro propio interior para evaluar qué fortalezas poseemos, y pasáramos revista a nuestras vidas para ver de dónde hemos venido y cómo hemos logrado todo lo que hemos logrado hasta ahora, podríamos empezar a reconocer un poco de ese potencial.

Todo en la Creación manifiesta esa misma profundidad. Por ejemplo, la ciencia descubrió primero el átomo, luego el neutrón, luego el quántum, etc. El descubrimiento de cada capa llevó a la búsqueda de partículas más internas y cargadas de más energía dentro del átomo. Del mismo modo, la esencia más interna de cada persona está cubierta de varias capas. Cada nivel que se va revelando y activando crea el marco idóneo para que se pueda alcanzar el próximo nivel. Por lo general, la gente no conoce realmente su propio potencial hasta que no enfrenta un verdadero desafío. Y entonces, de alguna manera, descubren una fortaleza y una cantidad de recursos enormes por medio de los cuales puede afrontar y superar situaciones difíciles e incluso imposibles. Uno afronta esfuerzos de rescate increíbles de una manera absolutamente inusual cuando se lo pone a prueba. Y en esos momentos, están haciendo uso de estas tremendas reservas de energía que están almacenadas en lo más profundo de su ser y con las cuales logran hacer tantas cosas difíciles e incluso cosas que pensarían que están mucho más allá de su capacidad.

¿No sería mucho mejor si no tuviéramos que esperar a que se nos presente un desafío para liberar el misterio de nuestro potencial? ¿No sería mucho mejor si tuviéramos acceso a él cada vez que lo quisiéramos? Imagínate cuánta satisfacción podríamos obtener al aprovechar este poder tan increíble….

Y podemos hacerlo – usando las herramientas que nos ofrece la Kabalá.

 

Artículos relacionados