Página principal Sabiduría judía Córtalo de raíz

Córtalo de raíz

Autor: Yehudis Golshevsky

Los Jasidim de Breslov solían decir que es mejor no hablar con los demás de todas las cosas buenas que uno hace.

Los Jasidim de Breslov solían decir que es mejor no hablar con los demás de todas las cosas buenas que uno hace. Al contarles tus logros a las demás personas, no haces más que volverte arrogante, y la arrogancia es el principal enemigo a la hora de servir a Dios.

El Reb Noson se cuidaba mucho de mantener a raya este rasgo tan destructivo cada vez que sentía que iba aumentando en el corazón de alguno de sus discípulos. Una vez, su discípulo más cercano, el Reb Najman de Tulchin, emprendió un viaje largo y muy arduo para supervisar la publicación de la colección de libros Likutey Halajot, la obra magna del Reb Noson. Además de la dificultad que implicaba el viaje, el Reb Najman tuvo que enfrentar muchos obstáculos y peligros para poder terminar de publicar los libros y contrabandearlos en la frontera.

Al contarles tus logros a las demás personas, no haces más que volverte arrogante, y la arrogancia es el principal enemigo a la hora de servir a Dios

Al enterarse de todas las peripecias de su alumno, los bresleveros sintieron que el Reb Najman se merecía una distinción especial por haber logrado de alguna manera una hazaña que era prácticamente imposible. “Tal vez deberíamos empezar a llamarlo ‘Rebe Najman’ como una forma de expresarle nuestra admiración”, sugirió uno de ellos.

El Reb Najman se encontraba presente en la habitación cuando le mencionaron aquella idea al Reb Noson, quien de inmediato la rechazó. “¿De veras les parece algo tan sencillo?”, preguntó el Reb Noson. “Yo no entiendo esta clase de actitud. ¿Acaso ustedes no saben que cada punto bueno ─incluso si solamente se trata de algo frágil y aparentemente insignificante, como la cáscara de un huevo─ es invalorable? Sin lugar a duda, cada buena acción que uno lleva a cabo es digna de una alabanza infinita. Entonces ¿por qué habrían de llamarlo ‘Rebe’ a causa de esta cosa buena que ha hecho?”.

El Reb Noson, con tono chistoso, mencionó una rima en idish: “Leig em ufen tisch chappin a schmitz” – Eso tiene tanto sentido como ponerlo encima de la mesa y darle una bofetada!

El Reb Abrohom, el hijo del Reb Najman de Tulchin, explicó por qué el Reb Noson se había pronunciado tan fuertemente sobre el tema e incluso lo había ilustrado con una broma: “El Reb Noson sabía que este pedido ─ hecho en presencia de mi padre─ era muy perjudicial para su bienestar espiritual, y por eso lo cortó de raíz”.

 

Basado en Síaj Sarfei Kodesh VI:571, III: 284

Artículos relacionados

Leave a Comment