Página principal Consejos espirituales En medio del miedo

En medio del miedo

Autor: Davy Dombrowsky

El mundo se “desmorona” a nuestro alrededor y no sabemos cómo será el futuro

Tenemos miedo. Pero ¿de qué tenemos miedo? Si nos fijamos dentro de nosotros mismos, como hice yo, nos vamos a dar cuenta de que tenemos miedo de lo desconocido. El mundo se “desmorona” a nuestro alrededor y no sabemos cómo será el futuro, por lo menos, en los próximos uno o dos meses. Esta es una sensación muy desagradable, porque cada persona quiere sentir control de su vida y de su destino. La verdad es que no estamos en control de nuestras propias vidas para nada, ni tenemos control de nada. Y aunque digamos gamzu letova (esto también es para bien) y “baruj Hashem” cada dos palabras, la verdad es que todavía no hemos llegado a ese nivel. Esto es muy difícil. Da miedo.

La verdad es que no estamos en control de nuestras propias vidas para nada, ni tenemos control de nada.

Mucha gente que han hecho avances en terapia te va a decir que el momento en el que se empezaron a curar fue cuando se dieron permiso para enfrentar el viejo dolor. La valija que llevaban encima no eran solamente el viejo dolor o el viejo trauma, sino la obstinación repetida de cubrirlos. El temor y la ansiedad de que ese viejo dolor volviera a resurgir a muchos niveles. Y cuando tuvieron el coraje de enfrentar sus antiguos sentimientos, se dieron cuenta de que habían inflado sus miedos para protegerse a sí mismos. “No era tan terrible como pensaba”, dijeron.

El Rebe Najman dijo (LM 2da parte) que “el conocimiento más elevado es no saber nada en absoluto”. Este es el aspecto de la sefirá más elevada, llamada “Kéter” (corona ── ¿CORONA?). Este concepto tiene muchos aspectos, pero básicamente la única forma de crecer es permanecer humilde. La humildad significa que uno está abierto a recibir y no tiene necesidad de manipular todo lo que lo rodea.

Reb Noson escribe que cuanto más alto llegan los tzadikim, más se dan cuenta de que no saben. Dijo el Rebe que si alguien dice que piensa que sabe lo que está sucediendo, ¡eso demuestra que no tiene la más mínima idea!

Está bien no saber. No se supone que tenemos que saber. Tenemos que hacer preguntas, tenemos que tratar de entender, pero finalmente no sabremos. Uno trata de controlar todo y siente ansiedad, porque no sabe si hizo lo correcto. Pero cuando uno deja de tratar de controlar y se deja “conducirse”, sin saber ni entender cómo va a terminar todo, la sensación es muy “liberadora”.

Es obvio que nos están llevando allí. Hashem está al volante. No conocemos el destino. ¿Y qué? Siéntate y trata de relajarte. Estamos en las mejores manos.

Artículos relacionados

1 תגובות

Avatar
Celeste Rivas Godoy noviembre 5, 2020 - 3:59 pm

God is almighty, the omnipotent, omniscient, omnipresent. In trust.

Reply

Leave a Comment