Página principal Familia y ParejaSalud fisica y mental Un aroma irresistible

Un aroma irresistible

Autor: Ester Shechter

El olfato está ligado con la espiritualidad y afecta a la sensibilidad de la persona hasta cotas inimaginables.

El olfato es un sentido muy particular. Los aromas nos traen recuerdos de la infancia, de personas o de lugares. También funciona a la inversa, es decir, si vemos una imagen evocamos el olor de lo que vemos. Además de esta particular función, el olor también es un estímulo de alerta para proteger el cuerpo ante una situación de peligro, como una intoxicación alimentaria o un incendio. Es asombroso cómo HaShem ha creado esta función tan sutil en el cuerpo humano.

A los olores se le pueden atribuir calificativos como hogareño, cálido o elegante. Su versatilidad y la gama casi infinita de olores que existen, hace que tener un buen olfato sea toda una bendición.

El olfato es un sentido muy particular. Los aromas nos traen recuerdos de la infancia, de personas o de lugares.

Será por todo eso y por mucho más que tenemos la obligación de decir brajot cuando olemos determinadas fragancias y que debemos restringirnos de rezar en lugares malolientes. El olfato está ligado con la espiritualidad y afecta a la sensibilidad de la persona hasta cotas inimaginables.

Los aceites esenciales se obtienen de la concentración de hierbas, flores u otras partes de la planta y tienen un olor asombroso. Los efectos terapéuticos de los aceites esenciales son una realidad que hoy en día ya no se puede pasar por alto. Ni siquiera el más acérrimo defensor de la medicina puramente occidental puede negar que si inhala unas gotas de eucalipto o menta sus fosas nasales se abrirán y respirará con mayor facilidad.

El incienso que se quemaba en el Templo poco tendrá que ver con el aceite esencial de incienso que se usa hoy en día. Salvadas estas diferencias, cabe mencionar que este aceite esencial tiene numerosas propiedades, entre las que se cuentan fomentar una mayor claridad mental y la capacidad de escuchar nuestra voz interior, disminuir las preocupaciones y las obsesiones. Se utiliza para meditar, para combatir el insomnio y las pesadillas. Estas son solamente algunas de sus propiedades relacionadas con las emociones, pero físicamente también se utiliza para reducir el dolor, sanar heridas y favorecer la cicatrización. Todas estas son características muy apropiadas para favorecer un estrechamiento de nuestra conexión con HaShem, ya que nos permite concentrarnos en la plegaria y olvidarnos de esas preocupaciones que rondan nuestra cabeza todo el día.

Como decía, los aromas están muy ligados a la espiritualidad hasta tal punto que su inhalación está sujeta a berajá si el aroma es placentero. Así es como al acabar Shabat y para calmar la desazón de nuestra alma que sufre por la terminación de un día en el que ha disfrutado de una kedushá especial, debemos oler una fragancia agradable y bendecir por ella. La especia estrella de kabalat Shabat es el clavo. De esta especia se extrae el aceite esencial, que contiene todas sus propiedades concentradas y es un antiinflamatorio muy potente, se puede utilizar como analgésico y ayuda a combatir las náuseas. Se utiliza también como relajante y para eliminar los problemas para dormir. Definitivamente, a nuestra alma inquieta y triste por la finalización de Shabat le vendrá de gran ayuda un poco de relax y algo que ayude al cuerpo a descansar.

HaShem nos ha dado en este mundo todo lo necesario para estar sanos, para llevar una vida saludable y para no tener enfermedades y vivir de una forma activa y así poder servirLe como corresponde. Los aceites esenciales no se quedan atrás en este amplio abanico de recursos que tenemos a nuestra disposición para llevar una vida sana que, dicho sea de paso, es nuestra obligación más que un capricho o moda pasajera.

Gracias a Di-s en estos últimos años hay muchos movimientos para llevar una vida saludable, más allá de seguir unos parámetros impuestos por las marcas de moda. Cada día se encuentran más recursos y más aproximaciones a la vida saludable haciendo ejercicio, llevando una dieta sana y tratando de utilizar remedios naturales. Hay que tener cuidado de no dejarse llevar por la vanidad de conseguir un cuerpo 10 pero, si nos concentramos en la idea de estar sanos y sentirnos bien para poder servir a HaShem como se merece tenemos el éxito asegurado. Y si necesitas un poco de ayuda para concentrarte en esta idea, ya sabes, una gotita de aceite esencial de incienso te ayudará.

Artículos relacionados

Leave a Comment