Página principal Mística y Kabalá Kabalá Breslov 4ª parte – La caja de herramientas – 2

Kabalá Breslov 4ª parte – La caja de herramientas – 2

Autor: Chaim Kramer

Keter provee los consejos necesarios para que desarrollemos nuestro potencial y podamos enfrentar y superar los desafíos de la vida.

Enseña el Rebe Najman:

¡Sabe! La Torá que está envuelta en los más profundos ocultamientos es Torá específicamente elevada [vale decir, la Kabalá], que es la energía que Dios emplea para mantener los mundos inferiores. Esta energía es la que se encuentra en los lugares más bajos ─dentro de aquellos que han pecado tanto que Dios está totalmente oculto de ellos…. Esto corresponde a (Éxodo 12:12 y la Hagadá de Pesaj): “Pasaré por la tierra de Egipto; Yo, y no un ángel, … Yo, y no un emisario – pues Yo soy Dios. Yo, y no otro”. En la tierra de Egipto, donde el ocultamiento era muy grande, Israel se sumió en las Cuarenta y Nueve Puertas de la Impureza, y por eso fue precisamente allí donde Dios Mismo está oculto (Likutey Moharán I 56:4).

En una sorprendente inversión de la historia, el conocimiento de la Kabalá que antes estaba reservado a un grupo selecto de “iniciados” poco a poco fue revelándose a más y más personas

Keter es también el nivel que provee las respuestas a los misterios de la vida.

Keter provee los consejos necesarios para que desarrollemos nuestro potencial y podamos enfrentar y superar los desafíos de la vida.

Pero… ¿cómo podemos nosotros, que necesitamos más que nadie las enseñanzas de la Kabalá, acceder a sus profundidades ocultas y comprenderlas?

En una sorprendente inversión de la historia, el conocimiento de la Kabalá que antes estaba reservado a un grupo selecto de “iniciados” poco a poco fue revelándose a más y más personas, hasta que el Baal Shem Tov, fundador del jasidismo, y su bisnieto, el Rebe Najman de Breslov, hicieron que esas enseñanzas fueran, no sólo accesibles, sino incluso aplicables a todos.

La decisión de revelar la Kabalá a las masas no fue una decisión fácil de tomar. Hasta la destrucción del Segundo Templo en el año 68 EC, y en los años que siguieron inmediatamente a aquel cataclismo nacional, el conocimiento de la Kabalá estuvo estrictamente restringido por temor a que sus ideas y el uso continuo de los Nombres Sagrados de Dios alentaran a personas indignas a realizar milagros invocando dichos Nombres, haciendo que la nación se exiliara aún más. Dicho temor fue validado por el mismo Zohar, el cual enseña que el principal motivo del largo exilio y su sufrimiento tan opresivo se debe a que los misterios de la Torá son revelados a personas indignas (Tikuney Zohar #56, p. 90ª; cf Zohar III, 128ª).

Pero con el aumento de la opresión en el exilio (la opresión de la iglesia, el nacimiento del Islam, el surgimiento de las sectas karaítas y demás distorsiones de la Torá y el judaísmo auténtico, los Kabalistas finalmente decidieron ampliar sus círculos. Dicha expansión se limitó en un principio a pequeños grupos de iniciados, pero rápidamente aumentó, después de que la Iglesia estableció la Inquisición, en el siglo XV.

 

Artículos relacionados