Página principal El mundo de Breslov El sonido de la música

El sonido de la música

Autor: Yehudis Golshevsky

La música se origina en un lugar muy elevado en el Cielo.

Enseña el Rebe Najman de Breslov….

“Cuando una persona escucha la melodía de un músico malvado, eso perjudica su servicio Divino, pero cuando escucha la música de un músico ‘kosher’, eso beneficia su servicio Divino… La música se origina en un lugar muy elevado en el Cielo. Si se hace en forma impura, es como la canción de aves impuras, como rumores voladores que causan daño. Pero cuando se hace con pureza, surge de la misma fuente espiritual que la genuina profecía” (Likutey Moharán I:3)

Siendo una amante de la música, y una persona a la que además le encanta tocar música, esta es una lección que siempre tengo en mente

¿Qué significa esto para mí?

Siendo una amante de la música, y una persona a la que además le encanta tocar música, esta es una lección que siempre tengo en mente cuando me dedico a la música. En esta instancia, no voy a referirme a la manera en que debemos distinguir entre la música “kosher” y la música “impura”, ya que el mismo Rebe Najman no nos da una fórmula para establecer semejante juicio. Lo que ocurrió fue que, inmediatamente antes de enseñar esta lección, el Rebe Najman tuvo un altercado con un cierto jazán acerca del cual el Rebe Najman dio a entender que cantaba como una forma de construir su ego. O sea que ese es un ámbito problemático. Pero, de hecho, el Rebe Najman sí nos da una guía: en vez de tomar sus palabras solamente en sentido prescriptivo, también podemos verlas en sentido descriptivo. Si los efectos residuales de escuchar cierta música me llevan a servir mejor a Dios, entonces esa música probablemente es kosher. Pero si son negativos, entonces esa es la clase de música que debo evitar. Por supuesto, cada persona necesita prestar mucha atención a la conexión que tiene con Dios para poder descubrir esto, pero ¿acaso para eso no tenemos la hitbodedut?

 

Una plegaria

“En Tu amor y Tu compasión, querido Dios,

Dame fuerzas para alabarte

Con canciones bellas y alegres

Guíame para que evite toda música

Que tenga mala influencia en mí.

En lugar de eso, ayúdame a elevarme hacia Ti

Con santidad y melodías de regocijo”

 

Esperamos el feedback de los lectores. Pueden enviar sus comentarios en forma anónima. Por favor escriban a [email protected]

 

 

 

 

 

Artículos relacionados