Página principal Sabiduría judía El Shabat a la tarde

El Shabat a la tarde

Autor: Ozer Bergman

 

Shabat es el momento ideal para hacer hitbodedut

El Shabat a la tarde es el punto culminante de este día sagrado, el momento en el que podemos alcanzar una genuina cercanía con Dios. Las zemirot (canciones de Shabat) que cantamos en la Seudá Shelishit (la Tercera Comida) reflejan nuestro anhelo de consumar esta relación: Mizmor LeDavid (Dios es mi Pastor) y Yedid Nefesh (El amado del alma). Después de salir de la rutina semanal el viernes a la noche, disfrutar de las comidas deliciosas y una siesta reparadora, el Shabat a la tarde nos encuentra en una total “modalidad de Shabat”, abiertos a experimentar el verdadero significado de este día tan especial.

Las zemirot (canciones de Shabat) que cantamos en la Seudá Shelishit (la Tercera Comida) reflejan nuestro anhelo de consumar esta relación: Mizmor LeDavid (Dios es mi Pastor) y Yedid Nefesh (El amado del alma).

Tres tzadikim fallecieron un Shabat a la tarde: nuestro maestro Moisés, quien recibió la Torá para dárnosla; el Rey David, autor de los Salmos, quien encarna el concepto de plegaria, y Yosef, el único llamado “Tzadik” (Justo). El tzadik, en virtud de su elevado nivel moral y su generosidad, conecta el cerebro con el corazón. Es un momento en el cual todo lo que sabemos (Torá/Moisés) y todo lo que sentimos (plegaria/David) se ve inundado del anhelo de fusionarse con dar a la Creación, recibir del Creador y dar a Su creación (que es la función de Yosef/Tzadik).

Es el momento de levantarnos y tomar conciencia de lo que puede ser la Creación antes de volver a entrar al cuerpo, dispuestos a vivir esa promesa. Es el momento en el que Dios se compromete a crear el universo otra semana más.

Shabat es el momento ideal para hacer hitbodedut. Rebe Najman prescribe esta práctica de plegaria personal frente a Dios todos los días, pero el Shabat es un marco muy especial para tal experiencia. El Shabat y las fiestas fueron hechos expresamente para darnos “un día de descanso”, un día el que sería más fácil calmar el pensamiento. La santidad adicional de estos días le agrega algo a la hitbodedut, incluso si uno no siempre lo siente.

El objetivo último de la hitbodedut es bitul (autoanulación ante Dios). Y el marco más propicio para entrar en un estado de bitul es Shabat. La tranquilidad del Shabat, que nos ofrece el ceso de las actividades laborales y de pensar en asuntos mundanos, junto con las plegarias adicionales que se centran en la grandeza de la obra de Dios, traen mucha calma y yishuv hadaat (una mente reposada). Y el Shabat llega cada semana

 

Basado en “Donde la tierra y el cielo se besan”

Artículos relacionados

Leave a Comment