Página principal Breslov Cómo salir del laberinto

Cómo salir del laberinto

Autor: breslov.org
image_pdfimage_print

El desafío de Koraj es el mismo desafío que tenemos todos nosotros.

 

Hay veces en la vida en que pensamos que sabemos lo que más nos conviene, cuando sentimos que nuestro intelecto es capaz de guiar nuestras acciones y que nuestra percepción es tan clara que las chances de cometer un error son ínfimas. Esta actitud es producto de una malinterpretación de la realidad. Porque por más sabio que uno sea, es imposible pasar con éxito por este mundo en el que vivimos si no contamos con un guía, o sea, con el verdadero Tzadik.

 

Ese fue el error que cometió Koraj quien, a pesar de ser uno de los hombres más sabios, no entendió que con la sabiduría por sí sola no alcanza. El laberinto de este mundo está demasiado lleno de escollos y obstáculos como para tratar de salir uno solo.

 

Por más sabio que uno sea, es imposible pasar con éxito por este mundo en el que vivimos si no contamos con un guía…

 

El desafío de Koraj es el mismo desafío que tenemos todos nosotros. Es por eso que él es un personaje tan trágico: porque en el mundo en el que vivimos, que está dominado por las fuerzas de Edom, se nos hace creer que la sabiduría es la clave del éxito. Este concepto sí contiene algo de verdad, pero, tal como ocurrió con Ajer, quien entró al PaRDéS y acabó cayendo en la apostasía, la insistencia de Koraj respecto a que su inteligencia era una garantía de su corrección se transformó precisamente en su perdición.

 

La luz del Tzadik se encuentra por encima de nuestra capacidad intelectual. Uno puede ser un gran erudito, pero si rechaza la necesidad de ser guiado por la luz del Tzadik- entonces uno se queda extasiado con sus propios logros y entonces está haciendo exactamente lo contrario de lo que se proponía cuando se puso a estudiar, y de esa manera se queda atrapado en su propio laberinto.

 

El Tzadik pasa a ser la clave de nuestro éxito, no porque haga el trabajo en lugar de nosotros sino porque está iluminando el camino que ya nos habían preparado de antemano. Cuanto más nos aferramos a la guía del Tzadik, más alcanzamos nuestro objetivo en este mundo sin que nos trague la tierra por debajo.

 

Basado en Likutey Halajot Umanin Halajá 4.35

 

 

Artículos relacionados